Turning great ideas into healthier communities

PHI in the News

IEPS a bebidas azucaradas opera con éxito en otros países: expertas

August 08, 2017 | Belen M. Saldivar | El Economista

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas, que está vigente desde el 2014, se está internacionalizando, poniendo en relieve la importancia que tiene no sólo en el tema de salud pública, sino también como fuente importante de ingresos, coincidieron expertas.

De acuerdo con Lynn Silver, asesora sénior del Public Health Institute de California, “esta política (de gravar bebidas azucaradas) se ha propagado velozmente a nivel mundial desde poco antes de iniciar el 2009”.

En su experiencia, al implementar el impuesto en Berkeley, California, donde la industria refresquera gastó alrededor de 67 millones de dólares en propaganda contra este gravamen, no sólo se disminuyeron las compras 9.6% en el primer año, sino que también aumentó el consumo de agua (15.6%) y leche (1.0 por ciento).

Agregó que contrario a lo que la industria refresquera había protestado, los empleos crecieron 7.2% en el sector de alimentos, mientras que los ingresos aumentaron 15 por ciento.

En línea con lo anterior, Hanna Lawson, del departamento de Salud Pública de Filadelfia, precisó que “se proyecta la generación de más empleos a partir de la inversión de lo recaudado”.

Refirió que en Filadelfia, donde se estableció un impuesto de 1.5 centavos de dólar, los ingresos que se generan están destinados a beneficiar a niños y familias de bajos recursos, subsidiando educación preescolar, mejoras a parques, centros recreativos, bibliotecas y escuelas.

Por otro lado, Lynn Silver aseveró que el combate contra la obesidad y las enfermedades que genera no sólo se resuelve con un impuesto, sino con campañas, limitar el tamaño de las bebidas y advertencias en el etiquetado.

Por su parte, Arantxa Colchero, investigadora de la Dirección de Economía de la Salud del Instituto Nacional de Salud Pública, aseveró que en el 2014 las compras en México de bebidas azucaradas cayeron 6%, mientras que en el segundo año de implementación del impuesto cayeron 9 por ciento.

Precisó que en México el impuesto debería ser de 2 pesos por litro.

Además, indicó que los estudios a los que hace referencia la industria refresquera en México “no han sido publicados en ninguna revista científica y, por lo tanto, no han sido revisados por pares”.

Solución errónea para combatir obesidad

De acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac), desde su implementación hasta mayo de este año, el IEPS a bebidas saborizadas reportó un acumulado de 72,615 millones de pesos.

No obstante que sea una gran medida recaudatoria, aseguró que este gravamen ha sido ineficaz no sólo en México, sino alrededor del mundo, y enlistó una serie de razones por las cuales precisa que el IEPS ha sido una solución errónea para combatir la obesidad en México.

Entre ellas se encuentra que el impuesto, de acuerdo con estudios, ha sido inflacionario e ineficaz para reducir el consumo, afecta a las familias más pobres, contiene una carga fiscal alta y ha provocado sustituciones por otros productos no gravados.

En este sentido, ejemplificó que en el caso de California, si bien se logró reducir la ingesta de calorías por bebidas azucaradas (6.4 calorías menos), se aumentó el consumo en calorías de otras bebidas (32 calorías) al día.